Sitio web sobre depilación laser
A la hora de someterte a una depilación con laser debes tomar las siguientes precauciones:

El primer paso antes de la depilación laser.

Para evitar complicaciones es importante que el médico le realice una historia clínica por si presentara algún tipo de patología: saber si está tomando algún medicamento fotorreactivo, analizar su tipo y color de piel, la estructura y densidad del vello de la zona a depilar. De esto modo podrá determinar el número de sesiones aproximado que podría necesitar, los parámetros de cada disparo y el tipo de tecnología láser más adecuadas.

Depilación laser en embarazo y lactancia

Embarazo y lactancia

Durante el embarazo la mujer sufre cambios hormonales que pueden provocar crecimiento del vello en zonas donde antes no había aunque este vello suele desaparecer por si sólo tras el embarazo. Durante la lactancia no se aconseja ni en axilas, pecho ni areolas. Mejor espera un tiempo a que nazca tu pequeño y pase el periodo de lactancia.

Exposición al sol

No se debe exponer la zona a depilar al sol o broncearse con lámparas ultravioletas los 30 días anteriores y posteriores al tratamiento, debiendo protegerse la zona crema solar de factor de protección alto (SPF 50+).

Protección ocular

Es imprescindible que tanto el médico como el paciente se protejan con unas gafas especiales durante la sesión de depilación laser para evitar cualquier riesgo de quemadura ocular ya que la luz láser puede afectar a la retina de los ojos.

No depilar la zona a tratar con sistemas que arranquen el vello

Al menos durante un mes antes de comenzar el tratamiento y entre las sesiones del mismo no debemos utilizar métodos de depilación que arranquen el pelo de raíz (ceras, pinzas, etc.) para asegurarnos de que el láser actúe sobre el mayor número de pelos en crecimiento. Tampoco deben utilizarse cremas decolorantes del vello.

Style Switcher
Color Schemes